domingo, 27 de noviembre de 2016

Tabletas de chocolate personalizadas


¡Hola de nuevo! Hoy os traigo una receta super dulce, super chocolateada y...super fácil! vamos que los más chocolateros no os vais a poder resistir a probarla!


Como podéis leer en el título de la receta se trata de tabletas de chocolate personalizadas, las podéis hacer como queráis, con chocolate blanco, con leche, chocolate negro, los tres mezclados, con almendras, pistachos...las variedades son infinitas!


Yo en este caso he decidido hacerlas de chocolate blanco ya que quería darles un poco de color y el chocolate blanco es perfecto para eso. 

Además he añadido confeti de azúcar y avellanas para darles un toque vistoso y crujiente.

¡Vamos con la receta!

Ingredientes

200 g de chocolate blanco.
Confeti o bolitas de azúcar.
Avellanas.
Colorante.
Molde.

Elaboración

Cada tableta lleva 150 g de chocolate blanco por lo que con los ingredientes que os pongo os saldrá una tableta, dependiendo del tamaño del molde, si queréis hacer más solo tenéis que aumentar la cantidad de chocolate.

En primer lugar separamos el chocolate en diferentes cuencos; ponemos 150 g de chocolate blanco en uno (este será el chocolate de la tableta) y 50 g de chocolate en otro (este será el que teñiremos de color y con esta cantidad os dará para varias tabletas).

Cogemos el cuenco con los 50 g de chocolate blanco y lo metemos en el microondas para que se derrita. Es importante meterlo unos 15 segundos, sacarlo y remover y volver a meterlo otros 15 segundos, así evitaremos que el chocolate se queme.

Una vez que esté derretido añadimos con un palillo un poquito de colorante del color que queramos, en mi caso, verde, y mezclamos bien hasta que quede un color homogéneo.

Nota: Lo mejor es que uséis colorante liposoluble, especial para teñir chocolate; yo como no tenía he usado colorante en gel de la marca Wilton y he de decir que como he usado muy poquita cantidad me ha quedado bastante bien aunque en teoría los colorantes a base de agua, como el que he usado yo, pueden echar a perder el chocolate.

Una vez tenemos nuestro chocolate teñido listo lo reservamos, yo lo metí en un biberón de cocina para que me fuera más fácil añadirlo a la tableta.

Por otra parte cogemos el cuenco con los 150 g de chocolate blanco y lo derretimos igual en el microondas, a golpes de unos 15 o 20 segundos. Cuando esté listo reservamos.


Cogemos nuestros moldes y ya podemos empezar a preparar la tableta. Yo he usado unas bandejitas de cerámica que tenían el tamaño perfecto para hacer las tabletas y las he forrado de papel film pero lo ideal es que sean de silicona ya que luego serán mucho más fáciles de desmoldar.

Cogemos nuestro molde y añadimos poco a poco el chocolate blanco que teníamos derretido, damos unos golpecitos con el molde en la mesa para que el chocolate se asiente y quede lisisto y sin burbujas. 


Después vamos añadiendo el chocolate teñido de la forma que más nos guste para personalizar nuestra tableta.


Por último añadimos las avellanas u otro fruto seco que queramos y el confeti de azúcar o los sprinkles que más nos gusten. Recordad que las opciones son infinitas y dependiendo del evento que estemos celebrando podemos decorar las tabletas de una forma u otra.


Dejamos que se temple el chocolate un poco a temperatura ambiente y luego lo metemos un par de horas en la nevera para que se endurezca por completo, desmoldamos y...¡listo!

Truco: Si os pasa como a mi y os cuesta desmoldar la tableta, yo puse en una bandejita un poco de agua caliente y metí la parte de abajo del molde durante unos segundos para que se "derritiera" un poquito el chocolate y fuera más fácil sacarlo.

¡Ya tenemos nuestras riquísimas tabletas de chocolate personalizadas! 


Para darles un toque más especial las envolví con papel de hornear y les puse un lacito de cuerda, no me digáis que no son una monada...







Espero que os haya gustado la receta de hoy y os animéis a prepararla porque más fácil no puede ser!

¡Besos!

2 comentarios:

  1. Me parece un regalo súper Chuli, gracias. Una pregunta , no es necesario añadirle manteca?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Marita! El chocolate blanco ya de por sí es más graso que el resto y no queda demasiado duro una vez se enfría. Lo importante es que tengas mucho cuidado al derretirlo porque es bastante delicado y si se le aporta demasiado calor pueden salirle grumos. Seguramente añadiendo un pelín de manteca quede más blando una vez ha enfriado pero yo no lo he probado nunca así, me lo apunto para la siguiente a ver qué tal me sale!.

      Si lo haces con manteca cuéntame qué tal te ha quedado!

      ¡Besos!

      Eliminar