sábado, 31 de diciembre de 2016

Flan de huevo y leche condensada


¡Hola de nuevo! Hoy os traigo la última receta de este año!! es de lo más sencilla, tradicional y deliciosa...Flan de huevo y leche condensada! Hace un par de semanas mi madre preparó esta receta y la verdad que me gustó tanto tanto que me he animado a prepararla y subirla al blog, y esta noche la tomaremos de postre junto con el turrón!


Es super fácil de preparar, lleva solo tres ingredientes y no es nada empalagosa, la podéis preparar como postre en una comida familiar o alguna celebración especial.


Originalmente esta receta se llama "Quesillo canario" ya que es típico de allí, pero como mi madre me ha dicho que "es el flan de toda la vida pero con leche condensada" pues le he puesto de nombre flan de huevo y leche condensada, muy original el nombre, lo sé! jeje. 


Básicamente es cierto que es el típico flan de toda la vida solo que se sustituye el azúcar por la leche condensada, y la verdad que le da un toque delicioso y, como he dicho antes, es ligero y nada empalagoso.

¡Vamos con la receta!

Ingredientes

350 ml de leche condensada.
350 ml de leche entera.
6 huevos medianos.
Caramelo líquido para decorar.

Preparación

En un bol batimos los huevos y le vamos añadiendo a la vez y poco a poco la leche condensada, hasta que esté todo bien integrado. Después añadimos la leche entera y removemos hasta que quede una mezcla homogénea.

Untamos el molde con caramelo líquido, añadimos la mezcla y lo llevamos al horno precalentado a 180ºC durante unos 45-50 minutos aproximadamente.

Para saber si está hecho, pinchamos el flan con un palillo o un tenedor y si sale limpio es que ya está listo!  Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo antes de desmoldarlo, es importante que esté frío antes de desmoldarlo, podéis meterlo un par de horas en la nevera para que esté más frío.

¿Cómo hacer caramelo líquido?


En un cazo ponemos una cucharada sopera de agua y 4 cucharadas de azúcar blanco y calentamos a fuego medio, agarrando el mango del cazo y moviéndolo, hasta que se forme el caramelo.

Si no queremos que una vez frío el caramelo se ponga duro, le añadimos al hacerlo unas gotas de limón, así quedará líquido.



Como veis es una receta muy muy fácil y rápida de hacer, es ideal si tenéis invitados de última hora en casa y no tenéis mucho tiempo de hacer un postre muy elaborado.



 La verdad es que a mi me encanta en cualquier momento, no suele durar mucho en la nevera!

Espero que os haya gustado la receta y os animéis a prepararla.

¡Besos y Feliz Año Nuevo para todos!




No hay comentarios:

Publicar un comentario