viernes, 1 de febrero de 2019

Tarta para una "baby shower"


Hoy os traigo una receta muy sencillita pero a la vez muy vistosa que preparé hace unos meses en la baby shower de mi prima.

La ampliación de la familia siempre es un motivo de alegría y mi prima quiso celebrarlo haciendo una divertida baby shower.


Y como no podía ser de otra forma yo me ofrecí a hacer la tarta!

Tenía muchas ganas de hacer unos patucos de fondant, por lo que ese fue el detalle principal de la tarta; podéis ver el paso a paso para hacer los patucos AQUÍ.


Puesto que estos patucos iban a ser el elemento principal, quería que el resto de la tarta fuera sencillita así que me decidí por una base blanca de buttercream, unos lunares de fondant en tonos rosas y un bonito lazo de fondant en la base; una tarta bonita y elegante.


El bizcocho es de zanahoria y el relleno es buttercream de queso crema, mis favoritos sin duda!

Al ser una tarta rellena y cubierta de buttercream es necesario que esté refrigerada hasta el momento de servir, por lo que hice las decoraciones de fondant, las reservé y las coloqué en el momento de servir; de esta manera evitamos que el fondant se estropee en la nevera.


No me enrollo más, vamos con la receta:

Con las cantidades que os pongo os saldrá bastante bizcocho; dependerá mucho del tamaño de vuestros moldes y de los bizcochos que queráis hacer. Yo hice una tarta formada por 4 bizcochos de unos 15 cm de diámetro.

Consejo: Es mejor pasarse con la cantidad masa que quedarse corto y tener que hacer más. Si os sobra podéis hacer unos cupcakes o bizcocho extra para desayunar!

Ingredientes para el bizcocho

280 g de harina de repostería.
230 g de azúcar 
240 ml de aceite de oliva suave.
4 huevos.
300 g de zanahorias trituradas.
280 g de manzanas peladas y trituradas.
2 cucharaditas de canela en polvo.
2 sobres de levadura en polvo. 
10 nueces peladas y trituradas (ingrediente opcional)

Preparación

En un bol tamizamos la harina, la levadura y la canela; añadimos las nueces trituradas (ingrediente opcional) y reservamos.

En otro bol ponemos el aceite y lo mezclamos bien con el azúcar; después añadimos los huevos uno a uno hasta que se forme una masa homogénea. 

Vamos añadiendo poco a poco la mezcla de la harina sin dejar de batir hasta que se integre por completo.

Por último añadimos las zanahorias y la manzana trituradas y removemos bien con la ayuda de una espátula o cuchara.

Precalentamos el horno a 180º, ponemos la masa en los moldes y horneamos durante unos 30 o 35 minutos; según sea vuestro horno el tiempo puede variar. Para comprobar si el bizcocho está listo metemos un palillo y si sale limpio es que ya está!

Para hornear los bizcochos de este tipo de tartas reparto la masa en 4 moldes redondos de 15 cm de diámetro y 6 cm de altura; para mi son los mejores ya que de esta forma tenemos las 4 capas de la tarta directamente, con el mismo tamaño y grosor. También podéis hacerlo en un molde más alto, aunque el tiempo de horneado será mayor y luego tendréis que cortar las capas con una lira o cuchillo.

Por si los queréis, ESTOS MOLDES son los que uso yo.

Buttercream de crema de queso

450 g de queso crema (tipo philadelphia).
150 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
200 g de azúcar glass.
2 cucharaditas de extracto de vainilla.

Batir la mantequilla e incorporarle el azúcar glass poco a poco (cuidado con la nube de azúcar!) y batir durante unos minutos.

Después añadir el queso de una sola vez y batir durante unos minutos más a alta velocidad. Por último añadir la vainilla y seguir batiendo un poquito más.

Cómo montamos la tarta

Desmoldamos los bizcochos y los igualamos con un cuchillo o una lira para que queden todos de la misma altura.

Cortamos una base con la medida de los bizcochos, ponemos un poquito de buttercream y colocamos uno de los bizcochos o capas; añadimos una cucharada generosa de buttercream y lo extendemos para que no quede una capa muy gorda de buttercream, así no se desestabiliza la tarta.


Vamos rellenando todas las capas de nuestra tarta.


Cuando coloquemos el último bizcocho, añadimos una fina capa de buttercream alrededor de los bizcochos a modo de "recogemigas" y metemos 15 minutos a la nevera.

Sacamos de la nevera y ponemos otra capa de buttercream; esta debe ser más gruesa y lisa para que la tarta quede bonita; alisamos ayudándonos de una espátula o alisador.


Metemos a la nevera otros 20 minutos para que la crema endurezca un poco.

Decoraciones de fondant

Preparamos las decoraciones de fondant con las que queramos adornar la tarta y las reservamos para colocarlas una vez que saquemos la tarta de la nevera, justo antes de servir.


Para pegarlas a la tarta usaremos un pincel ligeramente mojado en el agua.


Podéis hacer las decoraciones que queráis; hay mil opciones!

La tarta triunfó, porque además de bonita estaba buenísima!

Espero que os haya gustado y que os animéis a prepararla!

¡Besos!

2 comentarios:

  1. Hola! te quedó preciosa y con ese sabor tuvo que ser un exitazo! besis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias!! la verdad que sí...la carrot cake es acierto seguro! :)

      ¡Besos!

      Eliminar

Leo todo vuestros comentarios y me encanta recibirlos, ¡Si tenéis cualquier duda no dudéis en preguntarme!