miércoles, 4 de abril de 2018

Galletas "estampadas" con sellos de silicona


Hoy es el cumpleaños de mi madre y como le encantan las galletas de mantequilla, he hecho una gran tanda de galletas y las he personalizado para la ocasión.


Para hacer el estampado he usado sellos de silicona con forma de letras y con forma de mariposas y flores; para darles un toque primaveral y alegre!


Los sellos de letras los he comprado en una tienda especializada en repostería y los de mariposas en una de las de “todo a 1€”; y la verdad es que la combinación de ambos ha quedado muy bonita y elegante. Lo bueno de hacer decoraciones con este tipo de sellos de silicona es que podéis hacer los diseños que queráis para que las galletas queden a vuestro gusto y con vuestro estilo.


Las galletas son de mantequilla y podéis encontrar la receta AQUÍ; con esas cantidades os saldrán unas 25 galletas, más o menos, dependiendo del tamaño y grosor con que las hagáis.


El cortador que uséis debe ser de un tamaño adecuado para que quepa el diseño que tenéis pensado hacer, en mi caso he usado un “cortador filigrana”, similar al que podréis encontrar en este enlace.

Cómo “estampar” galletas

Decorar las galletas usando estos sellos es muy sencillo y el resultado es muy bonito.

Cuando tengáis la masa lista y la hayáis dejado reposar unos 15 minutos en la nevera la sacamos y la estiramos entre dos hojas de papel de horno; podéis cortar la masa en varios trozos para que os sea más fácil estirarla.


Una vez está lisa y con un grosor uniforme la metemos en la nevera otros 15 minutos; después de este tiempo la sacamos, cortamos con el cortador de galletas que queramos y las “estampamos” con los sellos que más nos gusten. 


Las colocamos en la bandeja del horno; las volvemos a meter en la nevera ya colocadas en la bandeja del horno otros 15 minutos y después horneamos unos 15 minutos, con calor por arriba y por abajo, primero a unos 120 ºC y, transcurrido la mitad del tiempo, subimos la temperatura a unos 160 ºC hasta que se empiecen a dorar por los bordes.


Una vez aumentemos la temperatura es importante estar muy muy atentos del horno porque de un momento a otro estarán listas y se nos pueden quemar.

Sacamos la bandeja y dejamos reposar 10 minutos para después pasarlas a una bandeja de rejillas hasta que se enfríen por completo.


TRUCO: debéis dejarlas enfriar bastante en la nevera (si es en el congelador, mejor) hasta el momento justo de meterlas al horno, de esta manera no se deformarán durante el horneado y el estampado de la galleta quedará perfecto!


Como veis es una receta muy sencillita pero el resultado es muy bonito; ideal para regalar en un día especial, como en este caso, muchas felicidades mamá!!


Espero que os haya gustado la receta y os animéis a “estampar” galletas!

¡Besos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Leo todo vuestros comentarios y me encanta recibirlos, ¡Si tenéis cualquier duda no dudéis en preguntarme!