martes, 16 de junio de 2020

Rollos de Canela (Cinnamon Rolls)


Hola de nuevo! Hoy os traigo una receta deliciosa y que tenía muchísimas ganas de hacer….los famosos ¡Rollos de canela!


Y es que he de confesaros que esta es la primera vez que los hago, de hecho es la primera vez que los prueba sí que aunque creo que me han quedado deliciosos, no puedo compararlos con otros. Y esto hace que pueda decir que….¡son los mejores Rollos de Canela que he probado! Jeje.



Estos Rollos de Canela, o Cinnamon Rolls, son pequeñas porciones de masa estirada y enrollada, rellenas de una deliciosa mezcla de azúcar y, sobre todo, canela, de ahí su nombre.


Es cierto que no es una de las recetas más rápidas y sencillas de preparar, pero os puedo asegurar que si seguís las indicaciones al pie de la letra, el resultado será espectacular. Y, aunque (por desgracia) las fotos ni saben ni huelen, creo que os podéis hacer una idea de lo ricos y esponjosos que quedaron.



¡Vamos con la receta!

Para hacer la masa

Ingredientes

450 g de harina.
5 g de levadura seca
100 g de azúcar blanca.
2 huevos.
180 ml de nata para montar.
75 g de mantequilla sin sal derretida.
230 ml de leche entera.
1 pizca de sal.

Elaboración

En un bol echamos la leche, es importante que no esté ni muy fría ni muy caliente, debe estar tibia. Añadimos el azúcar y removemos un poco (con una espátula o unas varillas de mano o batidora de varillas).

Añadimos la levadura seca y dejamos reposar 5 minutos.

Pasados los 5 minutos removemos y añadimos los huevos, la mantequilla derretida y la pizca de sal, integramos todo bien.
Añadimos poco a poco la harina tamizada.

Mezclamos bien todo y empezamos a amasar usando las manos. Si vemos que la masa se nos pega mucho, podemos ir añadiendo poco a poco más harina hasta que la masa deje de estar pegajosa y ya no se nos pegue a las manos. Es mejor añadir el harina de poquito en poquito para no pasarnos.

Amasamos y cuando esté lista colocamos en un bol engrasado con mantequilla, tapamos con un trapo limpio y dejamos reposar en un lugar cálido ya que la levadura se activa en ambientes con más temperatura. Tardará más o menos una hora en levar, dependiendo de la temperatura ambiente.

Truco: si es verano, no hay problema, pero si es invierno podemos dejar el bol cerca de un radiador o encender el horno y colocar el bol cerca de la puerta del horno (no dentro, solo cerca).

Pasado el tiempo de levado la masa habrá duplicado su tamaño.

Para el relleno

200 g de azúcar moreno.
3 o 4 cucharadas de canela en polvo.
75 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
1 pizca de sal.

En un bol ponemos el azúcar junto con la mantequilla pomada (a temperatura ambiente), la pizca de sal y mezclamos bien. 

Añadimos la canela en polvo e integramos bien.

Reservamos hasta que la masa leve por completo.

Para hacer los rollitos

Una vez la masa ha levado, la colocamos sobre una superficie enharinada y estiramos, primero un poco con las manos para dar forma a la masa y luego la estiramos por completo usando un rodillos. Hacemos una forma rectangular 5 mm de grosor más o menos.

Una vez tenemos la masa estirada extendemos sobre ella, de forma homogénea, el relleno que habíamos reservado.

Una vez hemos cubierto toda la superficie de la masa…¡la enrollamos! Poco a poco, enrollamos la masa sobre sí misma, apretando un poquito, hasta tener un churro.


Para cortar las porciones podemos usar un cuchillo afilado pero aquí os dejo un truco para evitar que se aplasten.

Truco: Cortamos un trozo de hilo dental (sí, habéis oído bien, hilo dental) lo pasamos por debajo de nuestro churro, cruzamos un extremo con otro y de esta manera tendremos unos cortes limpios y no se deformará la masa. Espero que las fotos os ayuden a entenderme un poco mejor!


Colocamos los rollitos en una bandeja de horno engrasada con mantequilla, tapamos con un trapo y dejamos levar la masa por segunda vez unos 40 minutos.

Pasado ese tiempo veremos que la masa ha crecido de nuevo y que los huecos que quedaban en la bandeja han sido ocupados por la masa.


Metemos la bandeja en el horno precalentado a unos 170ºC. Pasados los primeros 19 minutos de horneado, sacamos la bandeja y añadimos por arriba un chorrito de nata para montar. De esta forma quedarán mucho más esponjosos.


Metemos de nuevo al horno otros 20 o 25 minutos. Si veis que se están dorando en exceso, podéis taparlos con un papel de plata, para que se terminen de hornear sin quemarse.

Una vez están listos, sacamos la bandeja del horno y dejamos reposar.

A mi como más me gusta comerlos es recién sacados del horno.

Para conservarlos (siempre y cuando no lleven glaseado por encima) podéis guardarlos en un tuper bien cerrado y a temperatura ambiente. En caso de llevar glaseado por encima se deben guardar en la nevera y podéis calentarlos un poco en el microondas o en el horno antes de comerlos.


Truco: Yo recomiendo guardar el glaseado en la nevera y añadirlo justo en el momento de comerlos. De esta forma podréis conservar los rollos a temperatura ambiente sin que se estropeen.

Si como a mí, os encanta el glaseado de queso crema, no dudéis en prepararlo pues es la “guinda del pastel” de estos deliciosos Rollos de Canela.

Glaseado de queso crema

300 g de queso crema (tipo Philadelphia).
150 g de azúcar glas.
125 ml de nata líquida para montar (mínimo con 35% de materia grasa).

Montamos en un bol la nata y reservamos.

En otro bol mezclamos el queso crema con el azúcar glas. Cuando está bien integrado, añadimos la nata montada y batimos e integramos todo.

Truco: para que la nata monte sin problemas yo meto el bol y las varillas unos 15 minutos en la nevera; así estarán los utensilios fríos y la nata montará perfectamente.

¡Y ya está! Tenemos listos nuestros deliciosos Rollos de Canela!

Espero que os haya gustado la receta de hoy y que os animéis a prepararla porque os puedo asegurar que merece mucho la pena!

¡Nos vemos en la próxima receta!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Leo todo vuestros comentarios y me encanta recibirlos, ¡Si tenéis cualquier duda no dudéis en preguntarme!